martes, 12 de marzo de 2013

Con la ilusión del primer día... o más (II)


(Puesto que evidentemente esta no es la página actual, esto que oyes, el reproductor de vídeo en la esquina derecha del blog, estará reproduciendo la elegida para la entrada más reciente. Si quieres leer esta página con la canción escogida para ella, para el reproductor y activa este enlace



... y sigue leyendo. Gracias por estar aquí.  Por cierto, ya es la segunda vez que no logro "colocar" el vídeo original. Me indica, al intentar insertar el vídeo que "video player  is too small". Bueno, esta es una versión distinta, no sale Roberto... pero también tiene su aquél.)



Ahora le toca el turno a mi chica.
El que escribe soy yo; pero es ella (aparte de que escribo en gananciales) la editora, vamos, quien dice que "vale, publica".
Así que esta entrada no la verá hasta que no esté publicada... aunque estoy seguro que dirá: "vale, publica...¡pero que sea la última!". Y más me vale; porque sus comentarios y correcciones siempre han sido oportunos y acertados.
Y esto viene a cuento porque en la primera entrada os dije que el texto del pergamino lo había escrito yo. Bueno, ya sabéis bajo qué condiciones. Pero el caso es que en nada relacionado con el texto de este pergamino soy capaz de expresarme bien sin tener que añadir explicaciones
Cuando le mostré el texto a mi chica, le gustó. Y le dije que era la primera vez que no había pensado en ella al escribirlo. ¿Os podéis imaginar la expresión de su cara, su indignación? ¡Vamos que si tuve que añadir explicaciones!
Dicen que para saber cómo siente tu prójimo has de calzarte sus zapatos. La verdad es que se usan y se abusa de muchos dichos al respecto. Pese a ello, debo añadir mis explicaciones.
Aunque fue solo un instante, tan breve que ni fui consciente de ello, era la primera vez que no pensaba con mi mente, que mi piel no era mi piel. Mi mente era nuestra mente, mi piel era nuestra piel. Y nuestro pensamiento quedó plasmado en un papel...
Hemos firmado la "permanencia" para otros 25 años. ¿Me bastarán para repetir la experiencia?
No me importa la respuesta... ¡Tendré la eternidad entera para lograrlo!

Y de momento os adelanto unas fotos de lo guapísima que iba la novia, que se vistió en su casa de las amigas.

Al + Mc

















Pd. Espero que ninguna de sus otras amigas, porque en verdad así lo creo, se molestarán si dedicamos esta entrada a Toñi. Y evidentemente es "amiga"; pero la canción es la canción.

Pero no me la jugaré (con mujeres es peligroso) y la dedicaremos a todas ellas.